VIRGINIA BERSABÉ.

MANOJO DE RECUERDOS. 21 de ENE. al 28 de FEB.

Texto Noemí Méndez Fernández.

 

 

«Quiero que la pintura sea carne».Lucian Freud


La presente exposición de Virginia Bersabé (Córdoba,1990. Arraigada a Écija, Sevilla), recorre las memorias de lo vivido por medio de la representación del cuerpo femenino ya marchito. Virginia, trabaja desde hace tiempo con el empoderamiento de la mujer, con la fuerza, y el coraje inherente al género, un coraje que no se reconoce a simple vista y que, ella, trata de reflejar mediante imágenes cargadas de experiencia, de intención, de historia.

En el transcurso de sus series, Virginia ha profundizado sobre el tránsito, el tiempo, la memoria de los objetos, las situaciones y las personas, pero es en esta última serie cuando la artista ha comenzado a trabajar mano a mano con su ya desaparecida abuela materna y emprende un camino de difícil retorno: el de representar la memoria de todas esas historias y momentos que contienen no sólo el instante vivido en la sesión que comparten, si no los instantes que se agolpan de todas las historias hiladas en la memoria de quien se las narra. De este modo, Virginia, va tejiendo imágenes llenas de recuerdo, de vida, y avanza con su abuela en la reconstrucción de la vida y memoria de una mujer, que a pesar de la cercanía con la artista, podría ser cualquiera, historias de coraje, fuerza, sentimiento, cualquiera sirve para generar la urdimbre de la vida.

Con un proceso casi místico y terapéutico, Bersabé, fue acudiendo a otras mujeres, mujeres que a menudo salían en las narraciones de su abuela, y fue contactando con ellas; se reunía y como dice la propia artista «de los cafés, las charlas, los paseos, o el silencio, porque varias de ellas no pueden hablar» salían sus pinturas; las escuchaba, tomaba notas de sus historias y de sus cuerpos y conseguía llegar a una comunión con ellas en la que iban desnudando sus cuerpos y su alma con cada instante compartido.

Las pinturas de la joven ecijana, con marcadas referencias a Lucian Freud y Francis Bacon, consiguen encontrar un perfecto equilibrio entre pincelada y color, adecuándose a los formatos propuestos para encajar con corrección la escena y, sin buscar la belleza plástica, nos la transmite, cargada de fragilidad y fuerza, para adentrarnos en su investigación humana y también, en su investigación familiar y de género.

Virgina expone sin tapujos lo que ha visto de cerca, las condiciones –atributos– femeninas que han conseguido que la vida avance, que se unan espíritu y materia, como la paciencia en la siembra, el cuidado y el fruto (llevado a cualquier ámbito de la vida, ya que son virtudes femeninas); los principios del Yin, que marcan ciclos, etapas, repetición de patrones…

«Me interesa mucho lo que sucede en la piel con los años, los colores, las texturas. Me conmueve mucho pensar que lo que ha sucedido en sus vidas queda marcado en su piel» y así, Virginia, elige los elementos que se reflejan en sus pinturas, haciendo guiños conscientes o inconscientes a los ritos iniciáticos femeninos, a las figuras esotéricas por antonomasia como lo fueron las hilanderas y las costureras –que custodiaron ritos de las antiguas sociedades secretas femeninas y transmitían conocimientos de tipo místico y mágico–, colchas, tejidos o incluso erotismo contenido en desnudarse con verdad y desnudar la verdad. Mujeres: las puertas de vida. El poder femenino en su más amplio significado, honrado con la belleza y la naturalidad de las marcas del tiempo, del trabajo desempeñado, de la misión cumplida.

Las imágenes que nos regala la artista, parecen un frame congelado que forma parte de una extensa narración, una anécdota de un todo y, como si de un fotograma de vida se tratase, y con ese respeto que infunde la imagen que se nos presenta, debemos sumergirnos e investigar lo que no está presente en la pintura, pues como Lacan describió con su sinthome, «¿cómo el arte […] puede desbaratar […] lo que se impone del síntoma? A saber, la verdad». De este modo, una vez lleguemos a lo que no está en apariencia, hallaremos su verdad.


N.M.
Enero de 2017.

Pies.Óleo sobre lienzo.38x46cm.2016.
En su habitación.Óleo sobre lienzo.60x92cmcm.2016.
Serie de Manojo de Recuerdos.Óleo sobre lienzo.41x33cm.2014
El Muro y el Vacío. Acrílico y Óleo sobre lienzo. 180x180cm.2016.
Serie de Manojo de Recuerdos.Óleo sobre lienzo.41x33cm.2014.
Serie de Manojo de Recuerdos. Óleo sobre lienzo.41x33cm. 2014.
En su Espejo.Óleo sobre lienzo.84x51cm.2016
Retrato II. Óleo sobre lienzo.50x50cm.2016.
Tapiz.Óleo sobre lienzo.100x100cm.2015.